jueves, 10 de marzo de 2011

Un traspié

Lo cierto es que debería ensañarme con el primer procesador de textos que me desafíe, aunque en realidad sea yo el único que busca pendencia. Lo cierto es que debería escribir en tercera persona o en cuarta, para alejarme un poco de mí mismo. Podría inventarme una nueva desinencia verbal, incluso un género y un número y todavía no me habría distanciado lo suficiente. No me soporto y necesito compartir el tedio de vivir conmigo mismo. La gente no suele caerme bien, pero yo me caigo infinito peor. Aun cuando experimento esta misantropía de la que hablo, soy capaz de apiadarme de aquellos a los que les toca padecer la ardua tarea de tratarme. Entonces me e

Mientras redactaba este párrafo incompleto Conrad Desmond se tropezó con una tecla y se rompió el corazón. Murió en ese mismo momento, sin saber adónde irían a parar sus últimas palabras. La verdad es que yo tampoco lo sé y no debería ensañarme con el primer procesador de textos que me desafíe, porque ya ha caído la noche y es fácil que yo también me equivoque al teclear.

3 comentarios:

Enid Coleslaw dijo...

Hola.

jesus (of suburbia) dijo...

Si después de tropezar pudieramos pulsar una tecla y borrar todo lo dicho o escrito...

miocide dijo...

no te preocupes por lo de danascandensen.

a mi me pasa igual, hablo en otros idiomas cuando me levanto y a veces intento encontrarle significado a lo dicho. en el fondo es una especie de autoafirmacion, no sé.

siento mucho lo de conrad.
A mi me falla la r. un dia derrapare en algun sitio resbaladizo, ya veras.

bueno, kdscns un placer visitarte.