martes, 15 de septiembre de 2009

A veces a medias

A veces uno no sabe sentir si no lo hace con palabras y a veces parece que las palabras entorpecen y uno prefiere sentir callado. A veces no duermo por la noche y me arrastro durante el día con los ojos pesados y el cuerpo muerto. A veces echamos de menos sin tener derecho a hacerlo y como autómatas intentamos volver al presente, pero es un presente gris y sucio, manchado hasta los topes de un pasado inconcluso. A veces leo, leo demasiado y se me olvida cómo vivir, y otras, vivo tanto que acabo convirtiéndome en una analfabeta. A veces lloro sin querer y otras, quiero llorar y no puedo. A veces adolezco de una sobrecarga de energía, y después, al apagarse mi disco duro, todo me parece demasiado y funciono a medias, amo, odio, vivo a medias, como un fuego que se extingue. Tengo muchos ‘’a veces’’, pero ningún ‘’siempre’’. A veces me gustaría que los hubiera, aunque otras los maldeciría, los estrangularía de tal manera que acabaría volviéndome a esconder en el refugio de los medios sentimientos.

4 comentarios:

Paris Quelart Budó dijo...

Me ha gustado eso de que no eres escritora, yo tampoco. Y también me ha gustado eso escupir palabras.
Me gusta tu blog.

Atemas dijo...

Me gusto lo que escribiste.
A veces suelo sentirme asi. Mejor dicho la mayoria de la veces.

Mario Pina dijo...

No es que a veces me sienta así, es que yo soy así y ahora me siento así.

Un abrazo...

Rocío Ovalle dijo...

Un buen comienzo suele ser indicio de un buen desarrollo. Igual que en tu relato, tu carrera parece despegar con una órbita bien definida... me encanta tu blog. Gracias por tu comentario!