jueves, 24 de julio de 2008

Puesta de sol


Se trata de apenas un minuto, quizás ni siquiera llegue a treinta segundos. El proceso entero es más largo, puede durar hasta veinte minutos pero el apogeo de una puesta de sol es un instante casi inapreciable. El color del cielo se vuelve más vivo que nunca, con un tono celeste que se va degradando cuando rompe con la línea del horizonte. Las nubes se van perdiendo tras los surcos que marcan unos finos rayos de luz, parecen manchas pintadas por un pincel impresionista. Unas acuarelas que se diluyen mientras desenfocan los edificios y la gente que pasea sin reparar en ellas o las que sí lo hacen y miran con ojos de lechuza. Los contornos vaporosos, blanquecinos y azulados, se aúnan en una misma línea salpicada con colores cálidos que se difuminan a medida que se van alejando del punto central, que es el sol disparando luciérnagas; diminutos puntos de luz que no hacen daño a la vista.

Puedes, sin darte cuenta, girarte en ese momento para pedir un café o para comentar lo hermoso que resulta el paisaje y perderte el súmmum de lo sublime. Es fácil que se te escape, como el tiempo indómito, que en este caso es especialmente reducido. Puede que permanezcas con la mirada fija desde que avistaste los primeros vestigios del esperado momento y cuando suceda te subyugue de tal manera que te entristezcas por no tener a nadie con quien compartirlo. O puede que prefieras abrazarte a algún desconocido que pasó a ser algo importante en tu vida y guardar vuestras sombras bajo el fondo de una puesta de sol en tu álbum de fotos.
___________________________________________________________________________
Voy a estar fuera hasta finales de Agosto. Cuando vuela seguiré aburriendo con mis fotogramas. Hasta entonces, feliz verano a todos.

5 comentarios:

horabaixa dijo...

Hola Alba,

Gracias por venir a mi blog, así he podido conocer el tuyo.

El primer post que veo, precioso por cierto, se titula puesta de sol. Que en las baleares lo llaman horabaixa, como el nombre de mi blog.

Muy bonita tu narración.

Que disfrutes de tus vacaciones

Marinel dijo...

Chica,qué bien escribes.Me ha encantado "ver" ese amanecer vistiéndose de día para llenar las retinas y el corazón de quien lo mira con los ojos del alma...
Que disfrutes muchísimo de tus vacaciones, que veas muchos amaneceres en compañía grata e inolvidable.
Besos.

Mario dijo...

Un post genial, ya te lo dije. La foto también preciosa.

Carax dijo...

Ajj, maldita exiliada. Vuelve ya. Necesito conversaciones trascendentales y no encuentro a ninguna psicóloga altruista... pues eso, que se te echa de menos.

Paralogismo dijo...

Es difícil describir un amanecer. Enhorabuena.